WWW.SINTROPIA.IT

 

Publicaciones, Syntropy Journal,  Actividades, Contacto

 

       

 

La sintropía nace de las ecuaciones fundamentales del universo.

 

La ecuación energía/momento/masa E² = m²c + p²c² tiene dos soluciones para la energía: una con tiempo positivo y la otra con tiempo negativo. El tiempo negativo implica que el futuro puede retroactuar en el presente y en el pasado. Como la velocidad de los cuerpos es prácticamente nula en comparación con la de la luz (c), Einstein sugirió considerarla igual a cero (p = 0) y volver al famoso E = mc². Pero el descubrimiento del espín de los electrones, una rotación, un impulso similar al de la luz, obligó a utilizar la ecuación extendida en la mecánica cuántica, obteniendo así siempre dos soluciones: las ondas antecipadas y las ondas retardadas, la materia y la antimateria. Esto provocó un áspero debate que terminó con el rechazo de la solución en tiempo negativo, a pesar de la evidencia experimental.

 

En 1941 Luigi Fantappiè, uno de los más grandes matemáticos de la época, trabajando en las propiedades matemáticas de las dos soluciones de la energía, se encontró que la solución en tiempo positivo se rige por la ley de la entropía y describe la energía que se aparta de las causas, mientras que la solución en tiempo negativo describe una energía que converge hacia atractores, aumentando en complejidad, la diferenciación, la estructura, el orden. Esta última se rige por una ley complementaria a la de la entropía, a la que Fantappiè la denominó sintropía (combinación de las palabras griegas sin, que significa convergente, y tropos que significa tendencia).

 

En el ensayo “La teoría unitaria del mundo físico y biológico” Fantappiè identifica un mundo material/ visible regido por la ley de la entropía y un mundo invisible gobernado por la sintropía, típico de la vida.

 

La sintropía hace posible explicar los misterios de la vida y la mecánica cuántica en una manera elegante.

 

Fantappiè no pudo proporcionar evidencia experimental para apoyar la teoría de la sintropía, dado que no fue capaz de realizar experimentos retrocausales. En 2007, Antonella Vannini formuló la siguiente hipótesis de trabajo: "Si la vida es alimentada por la sintropía, los sistemas que sostienen la vida, tales como el sistema nervioso autónomo, deben demostrar activaciones retrocausales" Como parte de su tesis de doctorado en psicología cognitiva, Antonella ha llevado a cabo experimentos que muestran una fuerte activación retrocausal del sistema nervioso autónomo, dando así soporte experimental a la teoría de la sintropía. También mostró que los efectos retrocausales están mediados por los sentimientos (asociados con el área del corazón) y que el cerebro puede acceder a esta información solo mínimamente: sentimos el futuro, pero no lo conocemos.

 

En su tesis de doctorado Antonella describe la conciencia, la sensación de existir, como una expresión de la sintropía y describe la vida como un sistema montado entre lo visible y lo invisible, entre el pasado y el futuro, entre el cerebro y el corazón. El corazón detecta el futuro y le da dirección, mientras que la cabeza aprende del pasado y proporciona las herramientas necesarias para la acción. ¡Ambos son necesarios!

 

La entropía y la sintropía son los dos aspectos complementarios de la energía y, por lo tanto, se pueden representar mediante un columpio:

 

 

Cuando la entropía disminuye, la sintropía aumenta. La vida siempre debe reducir la entropía y aumentar la sintropía. Si esto no sucede, tenemos la crisis, el sufrimiento y estamos avanzando hacia la autodestrucción.

 

Pero la entropía es producida por nuestras actitudes. ¿Cómo podemos permanecer activos y aumentar la sintropía al mismo tiempo? Este es el desafío. ¡Este es el juego de la vida!

 

La reducción de la entropía y el aumento de la sintropía trae bienestar y riqueza y resuelve las situaciones de crisis.

 

Además, activa el mundo invisible de la sincronicidad: coincidencias significativas que tienen una finalidad. Wolfgang Pauli demostró que existe una causalidad, invisible para nosotros, ya que actúa desde el futuro.

 

 

El concepto de sincronicidad no cuestiona la noción de causalidad, pero sostiene que, así como los eventos se pueden agrupar por causas, también se pueden agrupar por fines. La causalidad actúa desde el pasado, mientras que la sincronicidad desde el futuro. La sincronicidad es importante ya que conduce a objetivos, dando dirección y significado a eventos aparentemente desconectados. Según Carl Jung y Wolfgang Pauli, la causalidad y la sincronicidad funcionan sobre la misma energía indestructible, unidas por esta energía, pero al mismo tiempo complementarias.

 

 

El modelo de entropía / sintropía se aplica a todos los sectores. Desde la agricultura (2) a la resolución de las crisis individuales, ambientales y sociales, así como de las crisis empresariales.